Noticias de Nutrición y Estética Ana María Luzón

 

Mostrando noticias de 16 a 19 de 19

PELIGROS DE LOS ENVASES Y ADITIVOS ALIMENTARIOS

Publicado el 27 de julio 2018
 
La Academia Americana de Pediatría acaba de publicar en Pediatrics un informe sobre la necesidad de revisar las políticas reguladoras para proteger a la población de los efectos fisiológicos y cognitivos de los envases y aditivos alimentarios, ya que consideran que los criterios de seguridad actuales son simplistas y están anticuados; siendo la población infantil la más vulnerable, dado que la exposición a estas sustancias en los niños es proporcionalmente mayor al tener menor peso que un adulto y tener sus órganos de detoxificación aún inmaduros.

Muchas de estas sustancias no han sido evaluadas suficientemente, o no se ha contemplado sus efectos como disruptores endocrinos (capacidad de alterar el equilibrio hormonal), o sobre el desarrollo del cerebro, y sus repercusiones sobre la salud infantil aún son desconocidas.

Por parte del consumidor, conviene recordar que es aconsejable decantarse por las frutas y vegetales frescos, limitar el consumo de comidas altamente procesadas y evitar calentar en el microondas bebidas o platos en envases de plástico.

Existen dos categorías genéricas de aditivos: Aditivos indirectos, que se refieren a las sustancias contenidas en los materiales en contacto con la comida, como adhesivos, pigmentos, revestimientos, papel, cartón, plástico y otros polímeros. Los Aditivos directos incluyen colorantes, conservantes y potenciadores del sabor añadidos a los alimentos durante su procesado.

En ambas categorías, los autores han identificado los seis tipos de aditivos más peligrosos, basándose en la evidencia recopilada hasta la fecha:

–Bisfenoles: Utilizados en la manufactura de recipientes de comida y botellas, estos compuestos se han asociado con disrupción endocrina y del desarrollo neurológico, actividad obesogénica, modificación del momento de la pubertad, disminución de la fertilidad, alteraciones neurológicas y del desarrollo inmunológico. Un Bisfenol, el Bisfenol A, ya se ha prohibido en la fabricación de biberones y vasitos para bebés.

–Ftalatos: Presentes en el film de plástico, en las pajitas de plástico y en envases plásticos, también se han asociado con la disrupción endocrina y actividad obesogénica, asimismo afectan al desarrollo sexual de los varones, pueden contribuir a generar obesidad infantil, resistencia a la insulina y también enfermedad cardiovascular.

–Perfluoroalquilos: Se utilizan en la manufactura de papel de horno y envases de cartón. Se han asociado con inmunosupresión, disrupción endocrina, alteración de la función tiroidea y bajo peso al nacer.

–Perclorato: Se añade a menudo a los envases de comida seca para controlar la electricidad estática. Se ha demostrado que altera la producción de hormona tiroidea, pudiendo afectar la función cognitiva en los recién nacidos, particularmente si la madre ha estado expuesta en el primer trimestre de embarazo.

–Nitratos y Nitritos: Son aditivos directos en los alimentos que se utilizan como conservantes y potenciadores del color en carnes curadas y procesadas, pescado y queso. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer los clasificó en 2006 como “probable carcinógeno humano”. Existe una preocupación desde hace mucho tiempo relativa a su uso porque se han asociado con cáncer del sistema nervioso y gastrointestinal y con la metahemoglobinemia en los niños.

–Colorantes alimentarios artificiales: Añadidos con frecuencia a productos para resultar más atractivos a los niños, como las bebidas de zumos, se han asociado en algunos estudios con un aumento del riesgo del Síndrome de Déficit de Atención e Hiperactividad. Aunque su mecanismo de acción aún no está completamente dilucidado y los investigadores afirman que debería interpretarse con cautela, recomiendan que se lleve a cabo una reevaluación rigurosa de los colorantes artificiales para establecer su seguridad.

http://dietaluzon.com/envases-aditivos-alimentarios/

 

EL CONSUMO DE GRASAS LACTEAS NO SE RELACIONA CON AUMENTO DE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

Publicado el 23 de julio 2018
 
En los últimos años, los lácteos han sido un grupo de alimentos con mala fama. Un estudio, llevado a cabo por el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas (Houston, EEUU), señala que no existe relación significativa entre el consumo de grasas lácteas, presentes en la leche entera, el yogur, el queso o la mantequilla, y la aparición de enfermedades cardiacas y cerebrovasculares.

Este trabajo, publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, incluso concluye que ciertos tipos de grasas lácteas pueden contribuir a evitar que se sufra un ictus grave.

Marcia Otto, la principal autora de la investigación, afirma que “nuestros hallazgos no sólo respaldan, sino que también fortalecen significativamente, la creciente evidencia que sugiere que la grasa láctea, contrariamente a la creencia popular, no aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca o mortalidad general en personas mayores. Los resultados apuntan a que un ácido graso presente en los lácteos puede reducir el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, particularmente por ictus”.

En este estudio se ha evaluado durante 22 años la relación de los biomarcadores de los ácidos grasos presentes en la grasa láctea con la enfermedad cardiaca y la mortalidad. Analizaron datos de cerca de 3.000 adultos mayores de 65 años y se midieron los niveles plasmáticos de tres ácidos grasos diferentes de productos lácteos en 1992, seis y 13 años más tarde. Se observó que ninguno de los tipos de ácidos grasos estaba asociado a la mortalidad total. Es más, uno de ellos estaba relacionado con una menor incidencia de muertes por enfermedades cardiovasculares. Aquellas personas con niveles más altos de estos ácidos grasos contaban con un 42% menos de riesgo de morir por ictus.

Estos resultados evidencian la necesidad de revisar la orientación dietética actual sobre los productos lácteos enteros, que son fuentes ricas en nutrientes como calcio y potasio, esenciales para la salud no sólo durante la infancia sino también a lo largo de la vida, siendo un excelente alimento para prevenir la desnutrición y la osteoporosis.

Por otra parte, los lácteos bajos en grasa con frecuencia llevan importantes cantidades de azúcar, lo que puede provocar una mala salud cardiovascular y metabólica.

Este trabajo contribuye a aportar una información rigurosa a los consumidores, expuestos a tanta información diferente y conflictiva sobre la dieta, en este caso, en relación con las grasas. La autora afirma que “es importante contar con estudios sólidos para que las personas puedan tomar decisiones más informadas basadas en hechos científicos en lugar de rumores”.

http://dietaluzon.com/grasas-lacteas-enfermedades/

 

EL MARISCO Y LOS MOLUSCOS ACORTAN EL PLAZO PARA CONSEGUIR UN EMBARAZO

Publicado el 8 de junio 2018
 
La fama de alimento afrodisíaco de las ostras no parece estar muy alejada de la realidad. Un estudio realizado por investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard ha concluido que, después de una año, el 92% de las parejas con una dieta rica en marisco y moluscos concibe antes frente al 79% de éxito de las parejas cuya dieta tiene un contenido menor en pescado y marisco.

Estudios previos ya habían apuntado a que una ingesta alta de marisco podría mejorar la cantidad y calidad del esperma, reducir el riesgo de ciclos anovulatorios y favorecer la implantación y el desarrollo embrionario.

“Observamos una asociación positiva entre la ingesta de marisco y la frecuencia de relaciones sexuales, lo que respalda la creencia popular acerca de las propiedades afrodisíacas del marisco”, señalan los autores.

Este estudio se ha llevado a cabo durante un año con 501 parejas que planeaban el embarazo dentro un estudio prospectivo llamado LIFE (Investigación Longitudinal de la Fertilidad y el Medio Ambiente, por sus siglas en inglés). El artículo se ha publicado online en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism el 23 de mayo pasado.

Cuando ambos miembros de la pareja comen marisco el mismo día, aumenta un 39% las posibilidades de tener relaciones sexuales respecto a aquellas parejas que no lo consumen. Además, también se ha observado que en las parejas que toman ocho o más porciones de pescado o marisco al mes, la tasa de fecundidad es un 61% más alta que en aquellas que solo lo consumen una vez o ninguna. Según este trabajo, para conseguir este beneficio, el consumo debe ser de unas 14-16 porciones de marisco al mes.

“Nuestros resultados enfatizan la importancia no solo de la dieta femenina, sino también de la masculina al mismo tiempo para el embarazo y sugiere que ambas partes deberían incorporar más marisco y moluscos en sus dietas para obtener el máximo beneficio de fertilidad”.

El marisco es la principal fuente de ácidos grasos omega-3 de cadena larga marina, lo que se relaciona con los marcadores de fecundidad, tanto en hombres como en mujeres.

 

CINCO RECOMENDACIONES PARA PERDER PESO DE FORMA EQUILIBRADA

Publicado el 11 de mayo 2018
 
La doctora Luzón ofrece cinco consejos para perder peso de manera equilibrada.

1.-RACIONES ABUNDANTES DE VERDURA PREPARADA CON POCA GRASA

Tanto en la comida como en la cena. Utilizar una cucharada de aceite de oliva virgen extra para cada plato. Los vegetales frescos con los que hay que moderarse en la cantidad son: guisantes, aguacate, alcachofas, zanahoria, patata y remolacha.

Además de ser necesario tomar una buena cantidad de alimentos vegetales diariamente para cubrir los requerimientos y mantener la microbiota intestinal en óptimas condiciones (imprescindible para el buen funcionamiento de todo nuestro organismo), la sensación de plenitud que genera un buen plato de verdura contribuye a no tener necesidad de tomar otros alimentos menos necesarios y más calóricos.

Respecto a la fruta, es necesaria pero no quiere decir que se pueda consumir sin límite. Hay frutas que proporcionan más energía que otras, por lo que habrá que tomar menos cantidad: plátanos, melocotones, paraguayas, peras, manzanas, mango. Por poner algunos ejemplos.

2.- INTENTAR MANTENER LOS HORARIOS DE COMIDAS

Es conveniente tomar algo a media mañana y a media tarde, pero también es importante intentar que el almuerzo sea antes de las 15 h (un estudio demuestra que la misma comida ingerida después de esa hora, engorda más).

También hay que procurar que no haya mucho desfase horario de comidas entre los días laborables y los festivos. Nuestro organismo tiene un reloj interno que no conviene desajustar mucho para que la secreción hormonal diaria no se altere. Además, el tejido graso también tiene su propio reloj.

3.- EVITAR LOS ALIMENTOS DE ALTO CONTENIDO GRASO

Quesos: cuanto más curados, más grasa a igualdad de peso.

Embutidos: consumir los más magros. Ahora que comienzan las barbacoas cuidado con chorizo, panceta, longanizas, etc. Otro tanto respecto a los patés.

Helados: mejor los sorbetes o los elaborados con yogur.

Bollería y repostería: siempre tienen un alto contenido graso y, además, la mayoría de las veces, se trata de una grasa nada beneficiosa.

Carnes y pescados grasos: No hay que evitarlos, pero sí tomar una cantidad más moderada que los correspondientes más magros: cordero, cochinillo, cerdo, salmón, atún… las raciones serán más discretas que las de carnes magras o pescados blancos.

4.- DORMIR LO NECESARIO

Está demostrado que dormir poco engorda, entre otras razones, porque se come más y de forma más caótica, además de otras causas de índole hormonal. Hay que intentar reservar el tiempo debido al descanso. Esto también implica lo dicho anteriormente respecto a los horarios de comidas: hay que procurar que no haya mucho desfase de horarios de sueño entre los días laborables y los de asueto.

5.- EL EJERCICIO FÍSICO ES FUNDAMENTAL

No solamente porque ayuda a evitar que nos anquilosemos y a que nuestro sistema circulatorio se active, sino porque también contribuye a moderar el apetito.

Cualquier ejercicio es mejor que ninguno. Es muy importante evitar el sedentarismo radical. Nunca permanecer más de dos horas seguidas sentado porque se ha comprobado que hasta nuestras neuronas se mueren en periodos de sedentarismo prolongado (aunque suene drástico, así es).

Ahora que llega el buen tiempo es mucho más apetecible disfrutar de los exteriores. Aprovechemos esta circunstancia para movernos más.

http://dietaluzon.com/recomendaciones-perder-peso/